PALERMO SOHO, BARRIO OBRERO

11.5.14

Palermo Soho es actualmente un circuito de moda, arte, diseño y gastronomía, cuyos numerosos locales comerciales conviven en una zona residencial de gran auge inmobiliario.
El la zona de mayor concentración comercial, los alrededores de la actual plaza Serrano, podemos encontrar una serie de pasajes y calles cortadas, que hoy tienen un gran valor inmobiliario, y cuyos orígenes poco tienen que ver con todo lo mencionado anteriormente. Esta zona se inicia como un trazado urbano nuevo, destinado a uno de los barrios obreros desarrollados en la ciudad a fines del s. XIX.
Los Barrios Obreros surgieron  por la necesidad de dar respuesta al problema de la vivienda de la cantidad creciente de trabajadores que llegaban a la ciudad.
Esto llevó a intervenciones que abarcaron sectores de la periferia que se incorporaron al ámbito urbano, y que tuvieron diferentes grados de integración a la trama lindera, ensayándose nuevas tramas para responder, con mayor eficiencia que la trama original de la ciudad, a las necesidades de densificación en horizontal. 
Algunos empresarios industriales intentaron crear barrios obreros con viviendas con lote individual, en las cercanías de sus fabricas. Generalmente estas iniciativas terminaron en el loteo de la tierra, y la construcción de las viviendas por parte de los obreros. Las viviendas que estos ejecutaban respondían al tipo de la casa chorizo, construidas en una sola etapa o de forma secuencial.
La periferia de BsAs pertmitio plantear otro tipo de soluciones, alternativas a la manzana tradicional. Para ampliar la trama en los vacíos a urbanizar, se crearon barrios obreros de manzanas angostas, que resultaron mas eficientes para densificar con baja altura.

Con este fin, en el año 1885 los terrenos ubicados entre las calles Costa Rica, Thames, Cabrera y Gurruchaga, que eran tierras periféricas a la ciudad, fueron adquiridas por la Empresa Moreno, Mosconi y Cía. 
Los terrenos fueron vendidos en 1888 al Banco Inmobiliario. Entonces se encomendó al arquitecto Juan Buschiazzo proyectar allí el trazado de un nuevo barrio: la "Villa Alvear".

El proyecto de Buschiazzo consistió en continuar la trama de calles preexistentes en la ciudad manteniendo su mismo ancho, incorporando una red intermedia de pasajes vehiculares angostos, de dos o tres metros de ancho, para dividir en dos las manzanas. De esta manera se multiplicó la cantidad de frentes implementando lotes de menores dimensiones, logrando así densificar en horizontal.
También se incorporo una espacio común planteando una pequeña plazoleta en el corazón del barrio, la actual plaza Serrano.
Finalmente las viviendas no fueron construidas, pero la eficacia del trazado desembocó en el desarrollo urbano actual de Palermo Viejo.

Hoy en día sus pasajes siguen formando parte de la trama urbana, conservando su carácter residencial original en contraste con sus alrededores, de carácter ampliamente comercial. 
Se destacan en todos ellos la intervención de los  artistas urbanos. Se pueden observar a lo largo del recorrido un gran numero de obras, las cuales se modifican y reemplazan espontaneamente.

Visitalos clickeando las siguientes imágenes:







2 comentarios

  1. Muy bueno Ana!! La influencia de Buschiazzo se ve reflejada en innumerables edificios y piezas urbanas, y es fundamental para el desarrollo de varios de los barrios porteños, como Villa Devoto, Belgrano y, claro, Palermo. Excelente homenaje a este grande!

    ResponderEliminar
  2. Bibliografía:
    - Arq. Rolando H. Schere, EL REVES DE LA TRAMA. En HABITAR BUENOS AIRES: Las manzanas, los lotes y las casas.
    Editorial SCA y CPAU. (2010)
    - Arq. Rolando H. Schere, LA VILLA ALVEAR. En PASAJES. Editorial Colihue (1998)

    ResponderEliminar

SUBIR
ANACRONICAS. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.