PASAJE SAN CARLOS

25.1.14
















  Para hablar del Pasaje San Carlos, situado en Quintino Bocayuva 151 en el barrio de Almagro, tengo como invitada a mi amiga Monica Lopez, compañera de estudio y de trabajo, que además de arquitecta también es vecina de este barrio. 
Estoy muy contenta de contar con su colaboración, ya que a los dos nos encanta todo lo relacionado con la arquitectura patrimonial, entre otras muchísimas cosas!  
Ahora si, después su presentación, vayamos al pasaje:
"En el barrio de Almagro escondido, para el peatón que transita distraído o quizás persuadido por la  imponente  ladrillera Iglesia San Carlos Borromeo, tal vez también silencioso, disimulado pero lleno de historias detrás de unas rejas negras y unos puntales de madera que sostienen la fachada del ex almacén de antigüedades que sobrevivió allí hasta hace algunos años, se encuentra el Pasaje San Carlos.
Sus orígenes se remontan a 1889, cuando se ensancha  la calle Quintino Bocayuva,  límite este de una quinta que fue adquirida en 1865 por Juan Francisco Tarragona. "Precisamente con la subdivisión de esta quinta nacerá el Pasaje San Carlos(...), de acceso exclusivamente peatonal, enmarcado entre las ochavas de dos edificios gemelos. Lamentablemente, uno fue modificado por la "pasión posmodernista", deformando salvajemente la integridad arquitectónica del pasaje (...) El toque que le brindan los antiguos faroles, las alargadas ventanas con altas persianas y adornados balcones, producen la sensación de trasportarnos en el tiempo. "1
Vale la pena tomarse unos minutos  para caminar por Quintino Bocayuva 151, entre  la calle Don Bosco y la Av. Hipólito Yrigoyen,  hasta el corazón de la manzana y observar este pasaje con los edificios que conservan la escala y el aspecto del Buenos Aires del siglo XIX".

1 comentario

  1. Imagenes: Ana Laura Desimone / Texto: Mónica E. Lopez

    Bibliografía:
    1 MIGUEL E. GERMINO Publicado en el periódico Primera Página Nro. 83 - Marzo 2001

    ResponderEliminar

SUBIR
ANACRONICAS. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.